Si no recarga, haga click AquÍ
Colaboradores sanos, empresas saludables

El Wellness Corporativo posee un altísimo grado de desarrollo en EE.UU., además del centro y norte de Europa. Es utilizado por diversas organizaciones, independientemente del tamaño, ya que entrega una óptima respuesta a sus necesidades.

 

¿En qué consiste?

El Wellness Corporativo es una herramienta que promueve las conductas saludables de los colaboradores de una organización a través de la modificación de sus hábitos laborales y de vida. Su objetivo es tener trabajadores sanos y motivados, lo que mejora la productividad y genera un clima armonioso y solidario.

 

¿Cómo cumple su objetivo?

Para lograr los cambios de hábito de los colaboradores se desarrollan diferentes programas preventivos y motivacionales, basados en diversas experiencias y estudios científicos. Estas acciones promueven conductas nutricionales saludables, estimulan la realización de actividad física y ayudan a un buen manejo del estrés.

 

Los programas deben ser elaborados atendiendo las realidades de la organización, desde el número de colaboradores hasta el rol que cumple cada uno de ellos. Precisamente una de las claves del éxito del Wellness Corporativo es atender a las necesidades particulares de cada entidad en la que se implementa.

 

¿Qué beneficios genera un programa de Wellness Corporativo?

Depende esencialmente del objetivo buscado al momento de implementar los programas, pero entre los beneficios principales se puede mencionar:

  • Menores costos relacionados con la salud física y mental: ayuda en la reducción de tasas de accidentalidad, ausentismo y licencias médicas.
  • Mejora del clima laboral: fomenta las buenas relaciones al interior de la organización, ayudando a promover el trabajo en equipo y reducir los conflictos.
  • Aumenta la productividad: genera un ambiente de cooperación en la organización, desarrollando la empatía, creatividad y motivación, lo que se traduce en mayor eficiencia.

 

¿Cómo se implementa?

Es necesario hacer un cuidadoso análisis de la realidad de la organización, atendiendo a las particularidades de cada una. Así se logra generar las estrategias adecuadas para captar el interés y participación de los colaboradores.

 

Se reconocen tres etapas en la implementación de un programa de Wellness Corporativo:

  • Análisis: En esta etapa se generan los indicadores que son necesarios para determinar la situación actual de la organización. Dependiendo de los objetivos planteados se pueden aplicar diferentes metodologías para obtener los datos, desde encuestas cualitativas hasta mediciones biométricas.
  • Diseño: Aquí se define la metodología más adecuada a las características estructurales e individuales de la organización para el cumplimiento de los objetivos planteados. El diseño incluye la manera de llevar adelante la implementación, control y medición de los resultados.
  • Implementación: Fase en la que se ejecutan los programas diseñados en la etapa anterior. Es fundamental tener cuidado en el desarrollo y control de las desviaciones al plan original, para generar las acciones correctivas necesarias de manera de alcanzar los objetivos propuestos.

 

En cada una de las etapas es importante contar con la ayuda de expertos en Wellness Corporativo (como Promondo) que guíen y asesoren el proceso, facilitando a la organización la creación de su propio programa de bienestar.