Si no recarga, haga click AquÍ

La puesta en práctica de la ISO 9001:2008 permite la mejora continua de los sistemas de gestión de calidad y los procesos de una organización. A su vez, esto mejora la capacidad de sus operaciones para satisfacer las necesidades y expectativas del cliente.

 

Al mejorar los sistemas de gestión de calidad aumenta positivamente la rentabilidad. Esto porque si una organización demuestra que está realmente comprometida con la calidad de los productos y servicios, podrá transformar su cultura empresarial, ya que, como resultado, los empleados entenderán la necesidad de mejorar continuamente.

 

La norma ISO 9001:2008 se basa en ocho principios de gestión de calidad:

 

  • Enfoque al cliente
  • Liderazgo
  • Participación del personal
  • Enfoque basado en procesos
  • Enfoque de sistema para la gestión
  • Mejora continua
  • Enfoque basado en hechos para la toma de decisón
  • Relaciones mutuamente beneficiosas con el proveedor

 

La certificación del sistema de gestión de la calidad ayuda a que una organización desarrolle y mejore su rendimiento. La certificación ISO 9001:2008 permite demostrar alto nivel de calidad de servicio al hacer ofertas para contratos. Además, un certificado ISO 9001:2008 válido demuestra que una organización sigue los principios de gestión de calidad internacionalmente reconocidos.